Archivo

Posts Tagged ‘Opensource’

OpenOffice – LibreOffice: software abierto o software libre

En una de nuestras primeras entradas os explicamos de manera sencilla la diferencia entre software libre y software abierto (“Software Libre / Software Abierto, no es lo mismo“), posteriormente os presentamos 2 suites ofimáticas a utilizar como alternativa al software propietario (“Guerra a los formatos propietarios: OpenOffice – LibreOffice“).

Actualmente, tras la inclusión de OpenOffice como proyecto incubado de Apache (lo que implica que asume una Licencia Apache), estás 2 plataformas suponen un claro ejemplo de lo que exponíamos en la 1ª de las entradas enlazadas:

La FSF ha publicado esta semana una carta (“Statement on OpenOffice.org’s move to Apache“) apoyando al proyecto LibreOffice sobre el proyecto OpenOffice. Haciendolo por la garantía de que cualquier proyecto derivado de LibreOffice debe mantener su licencia libre (con copyleft), mientras que un desarrollo a partir de OpenOffice podría comercializarse como software privativo.

En general hay bastante confusión respecto a estos términos (imagino que por desconocimiento y/o porque en realidad para el usuario final medio, no supone apenas diferencia), deberían utilizarse con más cuidado para no llevar a equívocos.

Citas – El software y el sexo

“Software is like sex: it’s better when it’s free.”

Linus Torlvadls

Categorías:Citas, Humor Etiquetas: , , ,

Internet: conectar, compartir, colaborar

La generalización del acceso a Internet nos  ha cambiado, el acceso libre a la información, además de acelerar nuestra sociedad, actualmente está provocando muchos movimientos sociales (levantamientos en países dictatoriales). Durante los últimos 10-15 años se ha generado un gran cambio los roles de cada uno de nosotros gracias a Internet, de donde han surgido muchos proyectos colaborativos con un enorme impacto (como Apache, GNU/LinuxWikipedia).

Hay un paralelismo claro entre estos proyectos, y la posterior eclosión del ecosistema Web2.0, principalmente en su vertiente del usuario como generador de contenidos (usuario activo, en oposición al pasivo), en el establecimiento de relaciones virtuales, y en la cultura del compartir (I spread your idea because…).

A continuación, una interesante charla de Yochai Benkler en la que habla sobre “La nueva economía de código abierto” (para todos los públicos, habla a alto nivel):

En general estos movimientos libres, que no siguen el “pensamiento único” de una gran empresa o Gobierno, son vistos con recelo por su parte, ya que les gusta controlar la educación y la información de la ciudadanía para dirigirles a su favor (incluso los propios medios de comunicación tradicionales tienden a referirse despectivamente a colectivos inexistentes como tal, como “internautas“, “twitteros“… inexistentes por la heterogeneidad de sus supuestos miembros). Por eso es importante mantener la Neutralidad de la Red, es importante buscar garantizar el acceso libre a Internet, y es importante enseñar a los usuarios como encontrar y generar contenidos que les interesen en la red.

Pero… ¿miles de personas trabajando gratis? ¿dedicando parte de su tiempo libre a colaborar en este tipo de proyectos? Si. La motivación intrínseca nos lleva a hacer cosas que la extrínseca jamás conseguirá (“Motivación del SXXI“). Es más, no sólo a dedicar su tiempo, si no también su dinero en caso de ser necesario.

Al igual que hicimos con “Software Libre / Software Abierto, no es lo mismo“, escribiremos una entrada explicando un poco el modelo de negocio sobre el opensource, ya que es algo que veo que hay que explicar demasiado a menudo, especialmente a comerciales (también a comerciales TIC), que saltan automáticamente con el “si es opensource es gratis, y como voy a vender algo gratis“, frase en la que como la precondición es falsa, podemos ni prestar atención a la conclusión.

Para terminar, sólo dejar claro que esto no es un alegato contra el Software Propietario, que tiene sentido y es una forma de hacer las cosas, pero desde el usuario, sólo deberíamos utilizarlo si nos aporta algún valor añadido sobre la opción libre, os pongo 1 ejemplo de cada opción:

  • Mac OS X e iOS me ofrecen una estabilidad, fluidez, longevidad y un sistema de actualización (oficial), que las demás opciones no, pero también tengo que tragar con sus condiciones (como tener que utilizar iTunes).
  • Microsoft Office no me ofrece ningún valor añadido que me merezca la pena respecto a OpenOffice o LibreOffice. Y si las empresas pagan las licencias por Office o Windows, tendrán sus motivos para hacerlo, pero la administración pública no debería hacerlo (ya que es dinero de todos, y no es que sobre precisamente), donde se sigue utilizando (hace ya años que GNU/Linux está más que preparado para todo tipo de usuarios).

Guerra a los formatos propietarios: OpenOffice – LibreOffice

  • ¿os gusta montarle el negocio a grandes multinacionales sin que aporten nada relevante?
  • ¿os gusta que el dinero de vuestros impuestos se vayan a las grandes multinacionales sin ser necesario?
  • ¿os gusta gasta dinero en licencias para tu empresa sin ser necesario?

Hace tiempo que sufrimos una “estadarización de facto” de formatos propietarios en las suites ofimáticas. Existen estándares de verdad, y son los que deberíamos promover y utilizar,  no los formatos propuestos por 1 compañía y asumidos por la mayoría de manera más que sumisa.

Microsoft ha hecho muchas cosas muy bien a lo largo de su historia, una de ellas es lograr la sensación de que todos tenemos que utilizar sí o sí su “.doc”(entre otros). Y esto, hoy en día, es una opción, no una obligación.

Si el formato propietario, o su suite comercial, tuviese algún valor añadido que no cubriese el estándar, o las suites abiertas, sería razonable utilizarlo, en otro caso, no.

¿cuál ha sido la clave para esto?

La unión Windows – Office ayudó mucho, también ayudó el inmovilismo de la competencia del momento (Lotus 1-2-3, Wordperfect…), y que hasta 2006 tampoco teníamos una opción importante abierta.

A esto hay que sumar:

  • Regalar las licencias con nuevos PCs,
  • regalar las licencias a estudiantes,
  • dejarse copiar con facilidad…

¿y donde está el negocio?

Si yo puedo conseguir una licencia gratuita por varías vías, ¿de donde vienen los ingresos?

En que las empresas y las instituciones sí que pagan sus licencias, y a unos precios bastante altos (1 licencia para 1 usuario son 500€, a más licencias se van abaratando…). Si todos los usuarios utilizan el “.doc”, la administración necesita utilizarlo también, así como las empresas.

¿Alternativas?

Utilizar el formato estándar, OpenDocument, que fué aprobado como un estándar OASIS el 1 de mayo de 2005, y publicado el 30 de noviembre de 2006 por las organizaciones ISO/IEC como estándar ISO/IEC 26300:2006 Open Document Format for Office Applications (OpenDocument) v1.0.

Contamos con 2 suites ofimáticas gratuitas que utilizan este formato:

  • OpenOffice suite de código abierto, de distribución gratuita y multiplataforma.
  • LibreOffice recién nacida a partir de un grupo de desarrolladores de OpenOffice que no vieron con muy buenos ojos la adquisición por parte de Oracle de Sun (que era el principal patrocinador del proyecto OpenOffice), y para asegurarse de mantener el formato abierto de la plataforma, crearon The Document Foundation y una bifurcación de OpenOffice llamada LibreOffice. Esta suite también es de código abierto (podría no serlo al ser un fork de otro código abierto), de distribución gratuita y multiplataforma.

¿son compatibles Office y OpenOffice y LibreOffice?

Sí, aunque tendrás problemas con los estilos al abrir un .doc creado en Office desde OpenOffice, por ejemplo.

Conclusión

Si tenemos 2 suites que:

  • cumplen un estándar,
  • son multiplataforma (no hay Office para Linux),
  • son gratuitas,

¿por qué no probarlas? (OpenOffice, LibreOffice)

Software Libre / Software Abierto, no es lo mismo

El software libre impone que todos los desarrollos realizados a partir de él, sean libres, el software abierto no hace ninguna imposición en este sentido.

A groso modo, esta es su principal diferencia, ya entrando más en detalle, vemos como se diferencian desde su nacimiento:

  • Software libre: surge como respuesta a la necesidad de libertad del individuo (“como individuo, tengo que tener la libertad de hacer lo que me plazca con este software”).
  • Software abierto: surge como respuesta a las necesidades del software para ser de mayor calidad (“al ser abierto, tendré un mayor número de desarrolladores que en el caso de ser privativo, con lo que el resultado final, será de mejor calidad”).

Cada uno de ellos marca unas normas que debe cumplir el software para ser considerado de un tipo u otro.

Software Libre (las 4 libertades del software libre):

1. Ejecutar el programa con cualquier propósito
2. Estudiar y modificar el programa
3. Copiar el programa de manera que se pueda ayudar al vecino o a cualquiera
4. Mejorar el programa y publicar las mejoras

El movimiento arrancó a raíz del inicio del proyecto GNU, luego serían así conocidas las licencias de este tipo de software.

Software abierto:

1. Libre redistribución.
2. El código fuente debe estar incluido (u obtenerse libremente).
3. La distribución de modificaciones debe estar permitida.
4. Integridad del código fuente del autor: las modificaciones pueden ser obligatoriamente a base de parches.
5. Sin discriminación de personas o grupos.
6. Sin discriminación de áreas de iniciativa.
7. Distribución de la licencia: deben aplicarse los mismos derechos a todo el que reciba el programa.
8. La licencia no debe ser específica de un producto: el programa no puede licenciarse solo como parte de una distribución mayor.
9. La licencia no debe restringir otro software: la licencia no puede obligar a que algún otro software que sea distribuido con el software abierto deba también ser de código abierto.
10. La licencia debe ser tecnológicamente neutral: no debe requerirse la aceptación de la licencia.

Su principal organismo es la Open Software Iniciative (OSI)

Tenéis casos de combinaciones de estos tipos de software, como lo que conocemos como Sistema Operativo Linux (que en realidad deberíamos llamarlo GNU/Linux), donde un conjunto de desarrollos de Software Libre (de GNU), se complementaron con un Software Abierto (Linux, de Linus Torvalds), Linux en sí, “sólo” es el kernel del sistema operativo.

Os animo a buscar en la red más información, hay muchísima, y podréis conocer a personajes tan excéntricos como Richard Stallman o Linus Torvalds.

Por último aclarar que un software sea libre/abierto no implica que sea gratis. Existe un modelo de negocio muy fructífero alrededor de este tipo de software, en el que muchas veces no se vende el producto como una caja negra, sino que se vende:

  • su soporte directo,
  • su personalización para las necesidades de cada entidad,
  • el conocimiento en su implantación,
  • etc.

Así surge, por ejemplo, el modelo “Freemium“, en el que un software ofrece una versión funcional, completamente gratis, y complementa su oferta con una versión de pago, en la que en general se obtienen una serie de ventajas, como son tener las actualizaciones y nuevas funcionalidades antes que en la versión gratuita, y además de soporte por su parte.

A %d blogueros les gusta esto: