Archivo

Posts Tagged ‘Open Government’

Ley de transparecia, bien, por fin… quiero una API

Por fin en España se está preparando una Ley de transparencia (La enorme importancia de la transparencia), no llegará hasta donde debe (la financiación de los partidos), pero algo es algo…

Ya hemos publicado varias entradas sobre Open Governmet y Open Data, sólo quiero añadir otro vídeo, que me ha parecido interesante. En él, se menciona parte del trabajo del movimiento Code for America.

How the government could word better… …like the Internet itself: permisionless, open, generative.

No me parece la 1ª necesidad que el gobierno cree una Web (que de primeras me veo obligado a poner en duda su calidad, y me asusta pensar en su coste, basándome en ejemplos previos), lo realmente importante es que se cree una API para permitir el acceso a la información.

A partir de esta API, ya nos encargaremos los ciudadanos (tanto particulares como empresas) de:

  • dar valor a esa información,
  • conectarnos a partir de ella,
  • generar movimiento a partir de ella…

Rápidamente surgirán el tipo aplicaciones como los ejemplos incluidos en el vídeo, en los que la unión de la información suministrada por el gobierno, y la acción de los ciudadanos generan un importante valor agregado (en “Open Data, Open Government, Democracia” Tim Berners-Lee muestra otros ejemplos).

La generación de información social se ha demostrado como la mejor de las posibles, hoy en día existe muchos ejemplos:

Anuncios

Praeter Orwell: forzando el Open Government

Sin dar más vueltas, por ahora, al Open Data y al Open Government (ya hemos escrito varias entradas sobre este tema, y escribiremos más), traemos un pequeño ejemplo hacia que debería ir el estándar en el tratamiento de la información pública.

Desde el Proyecto Praeter Orwell, donde buscan obtener y estandarizar los datos públicos que están disponibles en Internet. Como ellos mismos se definen:

Su principal objetivo es la interoperabilidad entre los proyectos de Open data y Open government mediante una estandarización de datos.

Han colgado como ejemplo un Script para extraer los datos de correo electrónico, blog, Twitter, Facebook y Youtube de los diputados del Congreso, cuyo resultado es este fichero.

Actualmente para obtener este tipo de información se ven obligados o directamente a copiar y pegar desde los boletines oficiales, o a realizar scraping de las Webs públicas. Toda la información generada por toda entidad pública debería ser publicada de directamente por la propia administración,  de manera que cualquiera pudiese entrar y consultar todo el material generado. Hoy en día es necesario implantar una Ley de transparencia ya, para luchar tanto contra la manipulación de los datos como contra la corrupción.

Social Media en la política, como hacerlo y como no hacerlo

Porque sin Información no hay democracia que valga, y las redes sociales son un excelente canal para difundir esa Información.

Como hacerlo

Justin Amash, representante del partido republicano en Michigan, parece que sí ha entendido como utilizar las redes sociales como canal de comunicación, que al final son lo que son.

No hay más que entrar en su página de Facebook, o en su cuenta de Twitter, y tienes toda la información de su actividad política (detallando votación a votación). De esta forma no sólo informa a quienes representa (que son quienes le han votado, y quienes no), además obtiene una importante retroalimentación directa de la opinión ciudadana ante las decisiones que se van tomando.

Como no hacerlo

  • Opción 1: cuentas falsas, creamos unas cuantas cuentas y empezamos a darnos autobombo (muchas aún con el huevo), y lo rizando el rizo, cuando se equivocan y estando logueado con una cuenta se pelotean a si mismos.
  • Opción 2: cuentas verdaderas, pero orquestamos el aparato del partido para intentar generar relevancia (no puedo mejorar la explicación este artículo: “El burdo uso de Twitter por parte de los partidos políticos“).

Vamos, como se hace en España…

Open Data, Open Government, Democracia

Ya introdujimos el concepto de Open Government (“Open Government: sin INFORMACIÓN no hay democracia“), su base es el Open Data. En el siguiente vídeo (5’34”) Tim Berners-Lee presenta el concepto y muestra algunos de los resultados de mezclar esta información (mashups).

Al final cada entidad es libre de hacer lo que quiera con su información, publicarla o no publicarla. Pero, volviendo al Open Government, toda la información de cualquier institución pública (o privada que reciba alguna subvención pública) debería ser pública, por una simple cuestión de respeto al ciudadano.

Open Government: sin INFORMACIÓN no hay democracia

Uno de los pilares que une todos los movimientos que se están dando en España (iniciados hace meses en la red, por ciudadanos de a pie, y que como consecuencia han traído las múltiples manifestaciones del pasado 15 de Marzo, así como sus posteriores acampadas hasta el día de las elecciones, 22 de Marzo) provocados por el descontento generalizado con la clase política, el sistema democrático representativo y el capitalismo desmedido, es la ausencia de los principios marcados por el Open Government (oGov) en la vida política española (y de otros muchos países).

Hay muchos problemas que resolver, pero el paso más importante gira en torno a una idea sencilla: Información.

Hemos pasado de una Sociedad Industrial a una Sociedad de la Información, y durante estos días se ha visto claramente la manipulación informativa a la que nos someten los medios de prensa (no dando información hasta que lo ven que lo hacen medios extranjeros, incapaces de separar información y opinión, o directamente mintiendo), provocando un nivel preocupante de desinformación. Por esto es importante tener disponible toda la información en todo momento.

El problema no es a nivel tecnológico, sino a nivel de mentalidad, en especial la mentalidad de nuestros políticos, que tienen su sistema demasiado cerrado que les permite vivir de manera más o menos tranquila, beneficiando a quien les interesa con relativa facilidad, y ejerciendo muchas veces una gestión para unos pocos que choca con la que en teoría su principal función: servir al bien común.

Pero nuestra clase política, tan acostumbrada a hacer despilfarros con el dinero público (en todos los sectores: cine, construcción, I+D, coches oficiales, asesores, ayudantes, dietas, etc.) sin rendir cuentas por ello, verían como esta información sería pública, pudiendo ser examinados por sus electores constantemente (“se  les acabaría el chollo”).

¿Que propone el oGov?

  • Acceso a toda la documentación generada por entidades públicas (de manera ordenada y legible). Todo ciudadano podrá saber en que se invierten sus impuestos, esto seguramente disminuirá el descontento a la hora de pagarlos.
  • Comunicación directa entre el gobierno y los ciudadanos. Dialogo abierto entre ambas partes, constante, directo, sin mediaciones (Gov2.0).
  • Uso de tecnologías abiertas. Esto supondría un ahorro en licencias, tanto pagadas por el estado, eliminando ciertos “estándares de facto” que simplemente sirven a los intereses de alguna compañía concreta.

Es más, cada vez que un partido político (ejerciendo cargo público o no) diese un dato o mostrase un gráfico, debería documentarlo, explicando claramente que es lo que está enseñando, y de donde ha sacado la información. Así como debería estar perfectamente detallada toda la información sobre su financiación, ya que nos guste o no, los favores (especialmente los económicos) siempre se terminan cobrando.

Hace ya unos años, todo el movimiento en torno al Web2.0, centrado en la participación del usuario (el ciudadano) en la generación de contenidos, fue un paso natural hacia la “democratización de la información”, y esa misma capacidad de participación e información es la que se está demandando en la gestión democrática del país.

Wikileaks nos ha enseñado mucho de lo que ya sospechábamos, como se teje la política detrás del telón, mediante tratos y presiones alejados del interés general. Y como muchos gobiernos (empezando por el de USA) han luchado por silenciar sus comunicados, no deja de ser algo muy indicativo de la situación en la que estamos.

Posiblemente ha llegado el momento de pasar a una Democracia Participativa y dejar atrás la Democracia Representativa. Y actualmente, nuestra forma de participar es ir a votar, cada uno lo que considere mejor.

¡A las urnas!

A %d blogueros les gusta esto: