Archivo

Posts Tagged ‘AppStore’

Sobre el cierre de Megaupload…

Tras el cierre de Megaupload, pasados unos días de reflexión, y vistas muchas reacciones de todo tipo, me gustaría comentaros mis pensamientos…

  1. Sobre la Ley Sinde-Wert (y las que podríamos considerar sus padres intelectuales aunque afortunadamente aún no estén aprobadas en USA, SOPA y PIPA): no son necesarias, ya existen mecanismos a través de los cuales se puede cerrar una página Web que infrinja la ley (y para decidir si se está infringiendo la ley, la forma de hacerlo es a través de un juez, pero claro, el juez igual no siempre dictamina lo que una comisión administrativa nombrada a dedo podría dictaminar…).
  2. Sobre los “Internautas “(*): que lo usemos muchos, que nos guste a muchos (aunque estemos hablando de cientos de millones), algo que es ilegal no se vuelve legal.
  3. Sobre la industria de los contenidos: como sigo sin tener opción de ver lo que quiero ver, cuando lo quiero ver y donde lo quiero ver, en lugar de la combinación Megaupload + jDownloader para bajarme las series, tiraré de P2P, por ejemplo (que conste que ya pago Netflix todos meses, a pesar de su lamentable catálogo en latinoamérica). Sigo pensando que sólo hay una forma de disminuir la piratería: disponibilidad y precios razonables. En general no me gustan los boicots organizados contra nada, que cada uno consuma lo que le parezca oportuno, pero esta industria concreta, la única que se permite el lujo de llamar delincuentes a sus clientes a diario, la única cuyo producto empieza con una amenaza a sus clientes (esos “avisos” al principio de las películas en el cine o en un DVD), igual si que se merece una respuesta coordinada por parte de sus clientes, se está empezando a mover el “Marzo negro“.
  4. Sobre las empresas o particulares que tenían algo importante alojado en Megaupload: ¿en serio? ¿quién tomó esa decisión?, que se lo hagan mirar… (y ojo: cuidado con la LOPD en España, como hubiese datos de clientes ahí subidos, la multa es importante).

En Internet, que no sólo es la mayor fuente de conocimiento de nuestra historia, hay una enorme oportunidad de negocio, probablemente la mayor de las imaginables para los creadores de contenidos (para los creadores, otra cosa son los intermediarios basados en el soporte físico), ya que es algo que nos llega a todos, al mismo tiempo, y donde se ha demostrado que existe una enorme demanda de todo tipo de contenidos, ya que además del éxito de este tipo de páginas, también son un éxito las vías legales disponibles, como son:

  • Música: iTunes (compra y descarga) o Spotify (subscripción mensual, y en claro declive de contenidos por problemas con discográficas)
  • Vídeo: Netflix (que está viviendo el mismo problema que Spotify)
  • Libros: Amazon (incluso van a llegar  a ser ellos mismos los editores de los libros, ofreciendo a los escritores el modelo 70-30% de las ventas que parece que la AppStore de Apple ha marcado como estándar)

Está comprobado el éxito de la venta directa y automática en casa de cada cliente, no sólo el éxito, incluso como este tipo de compras son resultan ser más compulsivas (como poco, menos meditadas) que las realizadas de la manera tradicional. Además creo que no se puede olvidar el ejemplo Kodak, el rey de la fotografía durante años y años, que esta semana ha declarado su quiebra, mientras otras marcas siguen dando guerra (aunque están sufriendo por culpa de la mejora de las cámaras de los teléfonos móviles), la diferencia: la innovación. Kodak se quedó anclada en el modelo analógico, no quiso, o no pudo dar el salto al mundo digital, y no contaba con un poderoso grupo de presión para crear leyes a medida ante el cambio de hábitos de sus clientes… el que quiera, que tome nota…

* “Internautas”: permitidme utilizar este término, aunque en mi opinión carece de significado, ya que un grupo tan heterogéneo como son los usuarios de Internet no se pueden agrupar sobre un término y atribuirle una entidad representativa de los mismos, pero creo que en este caso sirve para entendernos.

Anuncios

Dispositivos consumidores de contenidos

Partiendo de lo siguiente: Apple obtiene más ingresos sólo por el iPhone que todo Google. Me gustaría plantear como es esto posible.

Apple obtiene una cantidad por cada dispositivo vendido, al igual que cualquier otro fabricante de Hardware, con la ventaja de que el Software también es suyo (a nivel económico, ya hemos comentado las ventajas a nivel técnico), pero no es aquí donde radica la diferencia entre el retorno monetario que Apple obtiene de su sistema operativo iOS y Google de Android.

Donde se disparan los ingresos de Apple, es que iOS es una plataforma de consumo de otros elementos por los que Apple también recibe dinero, gracias a sus 2 tiendas: la AppStore y la iTunes Store. Por cada venta en la tienda de aplicaciones y en la tienda de contenidos digitales, Apple ingresa un porcentaje (el 30% en la AppStore, que es muchísimo). Gracias a esto sus dispositivos se convierten en terminales de venta conectados 24/7 con sus usuarios.

Amazon hizo lo mismo con el Kindle, creo un libro electrónico para consumir los libros que ellos mismos venden, la jugada les salió redonda, tanto, que se han lanzado a hacer algo parecido en el sector de las tabletas, el Kindle Fire, que corre Android, pero la han personalizado para mejorar la experiencia alrededor de sus servicios.

Estos 2 casos tienen otro importante factor en común, tanto el Kindle (eBook) como el iPod (reproductor mp3), iPhone (smartphone) y el iPad (tableta), son de lo mejor que hay en el mercado en su gama de dispositivos. A partir de aquí es como han conseguido atraer al usuario hacia sus respectivos servicios, sin esta condición nada más sería viable.

En este sentido Google lo tiene más complicado, su modelo de negocio se basa en la publicidad contextual (entendiendo como “contexto” la información que disponen del usuario al que se le van a mostrar los anuncios), y para atraer a la mayor cantidad de usuarios, que son quienes dan valor a esa publicidad, ofrece una serie de servicios (excelentes) gratuitos, como son Gmail, Google Docs, Google Calendar, Google Maps, Google+… evidentemente Android (licenciado como código abierto) tiene una muy buena interacción con todos estos servicios, pero como comparado con el caso de Apple, apenas generan ingresos. De esta forma, se llega a la kafkiana situación de que Microsoft ingresa más por cada Android vendido que la propia Google (por patentes), y posteriormente el dispositivo tampoco consume muchos contenidos de pago que generen ingresos directos a Google (casi ni de nadie, el Android Market está pasándolo realmente mal para despegar). Sin embargo, Google acaba de hacer un anuncio muy importate, ya que está empezando a cambiar esta forma de trabajar, han anunciado que van a implantar límites al acceso gratuito en la API de Google Maps (cuidado con esto y con los cientos de miles de mashups que hay por la red sobre los mapas de Google), esto supone un giro de negocio a tener en cuenta.

¿cuál es el siguiente paso?

La TV, este cacharro que todos tenemos, que casi todos mantenemos sobre tecnología obsoleta (debería ir todo hace mucho tiempo canalizado por Internet, de este modo para empezar, ya habría un canal de vuelta desplegado), en los que los gigantes tecnológicos van haciendo incursiones a través de dispositivos para que la conectemos  (AppleTV, GoogleTV), y ya comienza a haber rumores sobre un televisor de Apple con Siri integrado (aunque aquí chocan con una enorme industria anclada en un modelo de negocio del siglo pasado que va a pelear mantener su posición de control sobre los contenido y el medio).

Tabletas: sobre competencia, estándares, patentes, publicidad y precios

Ya he comentado que creo en las posibilidades del nicho de mercado de las tabletas (“Primeras impresiones con una tableta“), y que consideraba 3 opciones como las realmente interesantes para el usuario a día de hoy: iPad, Samsung Galaxy Tab 10’1 y Motorola Xoom. Lo ideal para los usuarios, sería que hubiese más competencia.

Competencia

A nivel de hardware poco a poco va habiendo un buen catálogo de fabricantes:

Si la guerra de patentes no lo impide, a nivel de Hardware tenemos competencia.

Sin embargo, la mayor falta de competencia está a nivel de software, sin entrar en valoraciones sobre modelos de desarrollo de software (modelo abierto, que no libre: Android – modelo cerrado: iOS), o experiencia de usuario, sólo iOS y Android tienen una cantidad de aplicaciones suficientes para de verdad sacar partido a tu dispositivo, lo que provoca una enorme devaluación de otras opciones:

  • Playbook de RIM, movido por el BlackBerry Tablet OS, actualmente está empezando a recibir rebajas en su precio en Bestbuy, lo que indican que tienen problemas para colocar el stock…
  • TouchPad de HP, del que se ha anunciado su abandono al dejar de lado el desarrollo de WebOS.
  • Y parece que Intel tras la espantada de Nokia también se está planteando el futuro de MeeGo.

Ahora mismo una buena elección de plataforma es mucho más importante que las especificaciones técnicas de los dispositivos. Si bien esto está cambiando: gracias a la capacidades de HTML5 (y a los avances de CSS3), van apareciendo aplicaciones Web cuya experiencia de usuario es prácticamente la misma que se consigue a través de una aplicación nativa (para juegos con grandes renderizaciones gráficas esta opción no será posible, pero si para el gran grueso de aplicaciones). Por ejemplo: la nueva versión web del Financial Times diseñada específicamente para el iPad y el iPhone, donde la interacción con el usuario es como en las aplicaciones nativas, e incluso se puede leer offline (si bien en este caso la han desarrollado para no ceder el 30% de la recaudación de las suscripciones a Apple, condición necesaria para estar en la AppStore). Otro buen ejemplo es la versión web para acceder desde el teléfono móvil o tableta de Gmail.

Estándares y patentes

Aquí entra el juego la importancia de los estándares, que en cierta medida podríamos considerar lo contrario a las patentes (más estándares y menos patentes por favor…), como lo es HTML5, que cualquier navegador web moderno interpreta a la perfección (parece que hasta Microsoft está por la labor de que su navegador cumpla este estándar, para los que no lo sepáis, el Internet Explorer ha sido a lo largo de los años el principal quebradero de cabeza de los desarrolladores de aplicaciones web ya que interpretaba el HTML de manera diferente a como marca el estándar).

Internet, el principal medio acelerador de nuestra sociedad (gracias especialmente a las nuevas formas de conectarnos, compartir y colaborar, y a poder acceder a contenidos educativos desde cualquier lugar), ha conseguido expandirse y llegar a ser este gran motor gracias a basarse en una serie de estándares que permitían que cualquiera pudiese formar parte de la “red de redes”. Otra cosa es entrar a valorar la composición y el funcionamiento de los organismos que aprueban dichos estándares, que no van a la velocidad que sería preciso, creo debido a la dificultad en aunar los diferentes intereses de los actores implicados y a un exceso de burocratización… (por ejemplo, el estándar Wifi-N tardó 7 años en aprobarse).

Publicidad y precios (sobre el HP Touchpad)

Tras el anuncio de HP del abandono de WebOS y de sus productos asociados, así como la puesta en venta de su rama de computadoras (que puede que al final quede en una excisión y no en una venta al mejor postor), ha ocurrido algo interesante que parece estar haciendo cambiar de opinión a los mentores de esta medida: el HP Touchpad ha disparado sus ventas.

En mi opinión esto ha ocurrido principalmente por la combinación de  2 factores:

  • Publicidad: el anuncio de HP disparó comentarios a nivel de cualquier anuncio de Apple (que son quienes de verdad generan interés y obtienen enormes réditos de publicidad gratuita). Hoy en día, todos los compradores, en mayor o menor medida son compradores expertos, es muy complicado que nadie compre algo tecnológico de lo que no haya oído hablar a alguien o no conozca directamente, y al Touchpad le pasaba esto.
  • Precio: la disponibilidad del modelo de 16GB por 99€ resulta casi obligado adquirirlo, ya que a poco que haga merecerá la pena.

A este estupendo precio, hay que sumarle otro motivo para plantearse adquirirlo:  ya está el mejor equipo de desarrolladores de ROMS de Android trabajando para tener una buena ROM de Android para el HP Touchpad.

Lo justo es pagar tus aplicaciones

A veces nos falta perspectiva a la hora de lo que valen las cosas, si bien cada uno asignamos un precio que nos parece razonable a los artículos de consumimos, hay unos mínimos comunes que no creo que nadie pueda rebatir.

Tengo mi iPhone con Jailbreak (más por la personalización que por otra cosa), y he probado todas las aplicaciones que utilizo sin haberlas pagado (esto es algo a resolver en la AppStore: debería haber una fase de prueba de cada aplicación antes de comprarla, algo tipo que te la instales y si a los 2 días sigue instalada, entonces se produzca el cobro), pero una vez utilizo con regularidad una aplicación, la pago.

¿Porqué la pago?

Porque se cumple los requisitos que considero indispensables para la distribución y venta de artículos digitales (y no digitales): disponibilidad y precios razonables.

Cualquier plataforma software (en este caso sistemas operativos para dispositivos móviles) depende de sus aplicaciones, que son las que definen que podemos hacer y que no con nuestro dispositivo (por eso RIM se está hundiendo, y fue uno de los factores para que Symbian devaluase a Nokia). Si queremos que empresas y programadores en casa dediquen su tiempo y recursos a crear nuevas aplicaciones, y a mejorar las que ya utilizamos, debemos participar de ese proceso, y nuestro papel es pagar.

No estoy hablando de pagar grandes cantidades, basta entrar en la AppStore para ver que con menos de lo que cuesta un café pagamos muchas de las aplicaciones (un café, una cerveza, una cajetilla de tabaco… Y si subimos el listón, esa última copa que pagaste en el garito de moda es lo que cuesta un par de aplicaciones…).

Os recomiendo la lectura de “Piratas de 0,79€“, donde se comenta con mayor detalle todo esto. Al final es sencillo: entre la mal educada industria que quiere cobrar precios exagerados y el mal educado usuario que pretende el “todo gratis”, existe un término medio, que es el necesario para que todos salgamos ganando.

Como estoy estrenando iPad, quería compartir que aplicaciones he pagado durante estos días:

  • Echofon Pro for Twitter: me gusta que tiene menos efectos que la aplicación desarrollada por Twitter (que me parece un poco recargada de más), y que puedo utilizar Flickr como almacén de las imágenes que incluyo en mis tweets.
  • Instapaper: donde voy almacenando mis cosas pendientes por leer (directamente desde Twitter, o con su complemento desde el Firefox). Desde el iPad puedes acceder perfectamente desde el Safari, pero con la aplicación ganas la posibilidad de leer lo que has guardado sin estar conectado a Internet.
  • AVPlayerHD: reproductor de vídeo, para no tener que recodificar los vídeos en DivX para poder verlos (es tremendo que Apple no incluya un visor de vídeos así propio en iOS). Permite reproducir los vídeos en pantallas externas, así como obtenerlos a través del Wi-Fi (no reproducirlos por streaming).
  • FileBrowser: un explorador de archivos, especialmente para acceder a ficheros a través del Wi-fi (otra importante carencia de iOS no incluya esto).
  • Fruit Ninja HD: uno de los juegos “casuales” que más me gustan.
  • NFS Shift 2: típico NFS.

Y entre todas han supuesto unos 15€ (y eso que las aplicaciones para el iPad son más caras que las del iPhone). Sin perder de vista las posibilidades de cada uno, no pagar este tipo de aplicaciones es una mezquindad.

A %d blogueros les gusta esto: